Hellboy

 

MFC Reseñas

 


 

Hellboy (2019) vuelve a la pantalla con un reboot de la franquicia. Esta nueva entrega es dirigida por Neil Marshall (Lost in Space, 2018) y adapta varios arcos del cómic original, creado por Mike Mignola en 1994.

 

La película nos presenta a Hellboy, interpretado por David Harbour (Stranger Things, 2016-presente), un demonio e investigador paranormal que se verá en aprietos con el resurgimiento de Nimue, interpretada por Milla Jovovich (Resident Evil: Capítulo Final, 2017) una antigua bruja en busca de venganza.

 

Originalmente el proyecto inició como secuela de las dos películas previas, Hellboy (2004) y Hellboy 2: el ejército dorado (2008), pero a Guillermo del Toro no se le ofreció volver a escribir y dirigir la nueva entrega de la saga que él mismo había construido. Esto hizo que Ron Perlman, quien había interpretado a Hellboy en las películas anteriores, se negara a regresar para el papel. Así fue como, con el nombramiento de Neil Marshall como director y la adición de David Harbour para el papel principal, la película se volvió un reboot de la franquicia, esta vez con clasificación R (para mayores de 17 años).

 

Aunque la película prometía refrescar la saga con una toma más adulta del personaje, Hellboy terminó siendo una decepción para muchos. El afán por abarcar diversos arcos de los cómics al mismo tiempo hace que el guion pierda enfoque, y el deseo por ir demasiado profundo en el universo del personaje hace que la película esté llena de exposición e información que resulta poco útil para la trama.

 

Así mismo, la clasificación R de Hellboy no es usada para contar una historia más madura o apegada a la narrativa de los cómics, sino que sirve de excusa para que escenas repletas de violencia innecesaria bailen al ritmo de una banda sonora desafortunada. La actuación de David Harbour es lado positivo de la película, pero muchas veces se ve afectada por los diálogos y la estructura de un guion que parece haber pasado por demasiados ajustes durante la producción.

 

Aunque hay varias escenas de calidad, la terrible CGI es de las peores partes de esta película. Hellboy ya se perfila como una de las peores películas de este año, una oportunidad perfecta para disfrutar de las previas cintas de Guillermo del Toro y preguntarnos cómo hubiese salido todo de haber tenido una tercera entrega de su saga, en vez de este desafortunado reboot.