Hombres de negro: Internacional

 

MFC Reseñas

 


 

Después de siete años sumidos en las sombras, los Hombres de negro invaden los cines para salvar al mundo una vez más en Hombres de negro: Internacional (2019).

 

Esta cuarta entrega fue dirigida por F. Gary Gray (Rápidos y furiosos 8, 2017), convirtiéndose así en la primera película de la franquicia que no estuvo en manos de Barry Sonnenfeld, director de Hombres de negro (1997), Hombres de negro II (2002) y Hombres de negro III (2012). Cuenta la historia de Molly (Tessa Thompson), quien ha estado toda su vida en busca de la organización tras un encuentro con agentes durante su niñez. Una vez reclutada bajo el nombre clave de Agente M, Molly conocerá al Agente H (Chris Hemsworth), con quien se embarcará en una misión para salvar al mundo.

 

Hombres de negro: Internacional nos invita a conocer la rama inglesa de la organización, la cual se ocupa de vigilar y mantener en secreto la actividad alienígena en la Tierra. La película se adentra en el universo de los Hombres de negro y profundiza en los procesos necesarios para convertirse en uno de ellos, sin embargo, el guion encuentra problemas para generar una historia envolvente.

 

La trama central de la película no queda del todo establecida, dando la impresión de ser un guion carente de cohesión. La película parece conformarse con ser una sucesión de escenas de acción y comedia, sin tensión narrativa alguna, resultando en una experiencia floja y repetitiva. A pesar de que el desarrollo de personajes es prácticamente inexistente, una de las cosas que pueden rescatarse de la película es la dinámica entre Tessa Thompson y Chris Hemsworth, que vuelven a compartir la pantalla luego de haber brillado en Thor: Ragnarok (2017) y Avengers: Endgame (2019).

 

 

Disfruta nuestra reseña de Avengers: Endgame aquí

 

 

A pesar de que ya se ha intentado tres veces, hacer una secuela a la altura de la primera Hombres de negro parece un trabajo difícil. Hombres de negro: Internacional no ofrece mayor innovación a la franquicia, recibiendo reseñas mayormente negativas y siendo comparada con otras incursiones fallidas en antiguas franquicias, tal como ocurrió con Cazafantasmas (2016), película que resultó ser un fracaso de taquilla y que, curiosamente, también cuenta con la actuación de Chris Hemsworth.