Investigando True Detective – MFC Editorial

 

Investigando True Detective

 

MFC Editorial

 


 

El 13 de enero de 2019, HBO transmitió el primer episodio de la tercera temporada de True Detective, trayendo un nuevo misterio a la pantalla. Con una increíble actuación del ganador del Óscar Mahershala Ali (Green Book, 2018), la temporada llegó a su fin el 24 de febrero.

 

True Detective se ha caracterizado por estar envuelta en un halo de misterio. Sus crudas historias suelen explorar el lado más sórdido de la condición humana, mientras sus personajes atraviesan complejos y oscuros viajes personales.

 

Esta última temporada no fue la excepción, dándonos un arco tan intrincado que, más que respuestas, nos ha dejado llenos de preguntas:

 

¿Qué hace que cada temporada de True Detective se sienta independiente y, aun así, parte del mismo universo? ¿Qué procesos creativos se esconden detrás de cada temporada? ¿Hay algún lazo misterioso que una las tres historias bajo el mismo manto?

 

En My Family Cinema decidimos abrir el caso y, sin contarte spoilers, investigarlo en profundidad.

 

 

Elemento 1: El caso

 

 

True Detective es uno de los programas de televisión mejor valorados de todos los tiempos. Habiendo alcanzado más de diez millones de espectadores sin ser apta para toda la familia, la serie se ha posicionado como una de las más osadas de la televisión.

 

Creada por Nic Pizzolatto, la primera temporada de True Detective fue originalmente pensada como una secuela para Galveston, la novela debut del escritor estadounidense, publicada en el 2010. Durante el desarrollo, Pizzolatto notó que lo mejor para esta nueva historia sería convertirla en una producción audiovisual, por lo que, después de varias versiones de prueba, concluyó un guion de aproximadamente 500 páginas por sí solo, recluido en su propia creatividad.

 

Ya con el guion completo, la serie todavía necesitaba un director que la hiciera realidad. Aunque en un principio se había considerado al ganador del Óscar Alejandro González Iñárritu (El renacido; The Revenant, 2015) como director de la primera temporada, fue Cary Fukunaga (Jane Eyre, 2011) quien hizo de True Detective la joya visual que hoy tenemos.

 

Matthew McConaughey (Interstellar, 2014) fue el primer actor elegido para la serie y, aunque en un principio estaba pensado para el personaje del Detective Martin “Marty” Hart, McConaughey convenció a Pizzolatto de darle el papel del Detective Rustin “Rust” Cohle, trayendo él mismo a su amigo Woody Harrelson (Zombieland, 2009) para el papel de Marty. Ambos actores se convertirían en productores ejecutivos para todas las temporadas de la serie.

 

En el 2012 el proyecto ya había tomado la forma de una serie televisiva para HBO, y para junio de 2013 el rodaje había terminado.

 

True Detective se volvió uno de los proyectos más grandes de HBO, con un elenco de la más alta categoría y un alcance de aproximadamente 12 millones de espectadores por episodio. Así, en el 2014, lo que originalmente iba a ser una miniserie terminó siendo una serie antológica con dos temporadas más en el horizonte, cada una con 8 episodios, nuevos personajes y diferentes misterios en los que sumergirse.

 

 

Elemento 2: Las investigaciones

 

 

Primera temporada:

 

La primera temporada nos sitúa en una gris y decadente Louisiana, donde los Detectives Martin Hart (Harrelson) y Rustin Cohle (McConaughey) investigan el homicidio de Dora Lange, cuyo cuerpo fue encontrado en condiciones perturbadoras. Así, los detectives se sumergen en una investigación de 17 años que mide sus temples frente a redes de trata infantil, cultos sobrenaturales y experiencias que marcarían sus vidas para siempre.

 

A través de sórdidos eventos criminales, oscura simbología y una narrativa no lineal que salta entre épocas, la historia se dedica a explorar el lado más tenebroso no solo de la sociedad, sino de la psiquis humana. Tratándose mayormente de un estudio del personaje de Rustin Cohle, papel para el cual Matthew McConaughey preparó un análisis de 450 páginas titulado “Cuatro etapas de Rustin Cohle”, la filosofía pesimista y la evolución del personaje a través del caso se vuelven los temas fundamentales de la temporada, explorando el valor de la vida, la decadencia social y la futilidad de la existencia.

 

Nic Pizzolatto ha citado como referencias a los autores Emil Cioran y Friedrich Nietzsche, cuyas propuestas filosóficas sirvieron de base para desarrollar las ideas de Rust, además de tratar otras nociones como la religión, la masculinidad y la autoridad, a través del personaje de Marty.

 

Los frecuentes saltos temporales sirven para contarnos tres períodos diferentes del caso, con una historia que viaja desde 1995 hasta el 2012 y que roza temas sobrenaturales inspirados en los trabajos de autores como H. P. Lovecraft y Robert Chambers, envolviéndose en un aura de misterio que se apodera de los espectadores.

 

La primera temporada de True Detective ha pasado a la historia como una de las mejores propuestas audiovisuales, siendo considerada una obra de arte por espectadores y crítica especializada.

 

 

Segunda temporada:

 

La segunda temporada es protagonizada por 4 personajes: el Detective Ray Velcoro, interpretado por Colin Farrell (Animales fantásticos y dónde encontrarlos, 2016), un funcionario corrupto que lucha contra un pasado turbio; la Detective Ani Bezzerides, interpretada por Rachel McAdams (Doctor Strange, 2016), cuyos problemas familiares suelen colarse en su trabajo, trayendo consecuencias catastróficas; el oficial Paul Woodrugh, interpretado por Taylor Kitsch (X-Men Origins: Wolverine, 2009), un patrullero y veterano de guerra que lidia con serias acusaciones; y Frank Semyon, interpretado por Vince Vaughn (Dragged Across Concrete, 2018), un ex mafioso cuyo esfuerzos por pasarse al negocio legal se encuentran en riesgo. Los detectives, todos de departamentos policiales diferentes, unirán sus investigaciones para descubrir al homicida de Ben Caspere, Gestor Municipal de la ciudad ficticia de Vinci, en California, y colaborador de Frank Semyon, quien ha perdido gran parte de su dinero e influencia debido al evento.

 

Esta vez se nos narra una historia de apatía a través de personajes rotos, dedicados a descubrir un complot de corrupción que llega a altas esferas de poder. De narrativa más directa, la segunda temporada de True Detective emplea recursos como el presagio y secuencias de acción para explorar los quiebres e inseguridades de personajes emocionalmente vulnerables, en una historia donde siempre gana la maldad.

 

Después de que 3 años de dedicación al guion de la primera temporada resultaran en una obra de gran calidad, HBO dio tan solo 1 año a Nic Pizzolatto para completar el guion de la segunda temporada de True Detective. A diferencia del primer proyecto, a Pizzolatto no le fue posible terminar el guion por sí solo en tan poco tiempo, por lo que involucró al novelista Scott Lasser para completarlo. Así mismo, Cary Fukunaga, aunque ha permanecido como productor ejecutivo para todas las temporadas, no volvió para dirigir esta nueva entrega, dejando la responsabilidad en manos de diversos directores según el episodio.

 

Debido a esto, y a que esta vez se trata de explorar la evolución del doble de personajes en la misma cantidad de episodios, la segunda temporada se nota fragmentada, sin una meta precisa, lo que dejó insatisfecha a una audiencia que esperaba algo similar o superior a la primera entrega.

 

 

Tercera temporada:

 

A pesar de la baja estima que recibió la segunda temporada, la entrega más reciente de True Detective ha recibido críticas muy positivas, siendo considerada como una vuelta a las raíces. Esta vez, Nic Pizzolatto no solo se desempeñó como escritor, sino también como showrunner (encargado general de la serie) e hizo su debut como director. Al mismo tiempo, la mayor participación de Cary Fukunaga, director de la primera temporada, hizo que esta se sintiera más apegada al estilo inicial.

 

La tercera temporada de True Detective toma lugar en los Ozarks, una región montañosa que se reparte entre los estados de Misuri, Arkansas y Oklahoma. Narra la historia de los detectives Wayne Hays, interpretado por el ganador del Óscar al mejor actor de reparto, Mahershala Ali, y Roland West, interpretado por Stephen Dorff (Leatherface, 2017), quienes investigarán la desaparición de dos niños en el bosque. A los detectives se les sumarán Amelia Reardon, interpretada por Carmen Ejogo (Animales fantásticos: Los crímenes de Grindelwald, 2018), maestra de uno de los niños y futura esposa de Hays, y su hijo, Henry Hays, interpretado por Ray Fisher (Liga de la justicia, 2017), como personajes indispensables para el desarrollo de la trama.

 

Similar a la primera temporada, esta nueva historia salta entre 3 épocas diferentes: 1980, 1990 y 2015. En cada época estaremos viendo el lento progreso del caso y, sobre todo, cómo el desarrollo de los personajes se ve inevitablemente consumido por el mismo. Los saltos temporales son un recurso importante para la estructura narrativa de la temporada, que, junto a la pérdida de la memoria que va afectando a Hays con la edad, genera una inestabilidad cercana a la que sufre el protagonista. Al mismo tiempo, la recurrente e inesperada variación de épocas da una sensación de simultaneidad narrativa que enriquece mucho la experiencia.

 

Uno de los temas fundamentales de la tercera temporada de True Detective es el de la memoria como el fantasma más temible. El personaje de Wayne Hays se va sumiendo lentamente en su olvido, haciéndolo cuestionar sus propios motivos para actuar, y si sus recuerdos son reales o no. No es por casualidad que un motivo que frecuentemente aparece para guiar la historia es la lectura del poema “Calmadamente caminamos a través de este día de abril”, del poeta estadounidense Delmore Schwartz, que cierra con los siguientes versos:

 

El Tiempo es la escuela en la que aprendemos,

El Tiempo es el fuego en el que ardemos.

 

 

Conclusiones

 

 

Habiendo investigado con cuidado las tres temporadas de True Detective, podemos concluir que, aunque cada una ha sido abordada de maneras diferentes por sus creadores (tanto en producción como narrativamente), cada historia posee algo en común, un hilo conductor que trasciende cada propuesta y las une a un sentido mayor:

 

True Detective es una serie donde el verdadero caso no es el crimen que dispara cada historia, sino el desarrollo de sus personajes en medio del caos al que han sido arrojados y del cual no pueden escapar. A través de un viaje determinado por los sucesos de la investigación, el acertijo que los detectives deben resolver es el de sus propias presunciones, emociones y perspectivas. Es este el manto que arropa las tres historias de True Detective, un creativo y arduo estudio de personajes que están perdidos entre la maleza, abandonados en un mundo atroz.

 

A pesar de los altibajos, True Detective se sigue posicionando como una de las series mejor recibidas de los últimos tiempos. Aunque se trate de una serie antológica, cada temporada ha aportado una nueva propuesta narrativa al título, dejando ver nuevas perspectivas sobre la vida en cada una, morales y metafísicas. No podemos sino esperar a que llegue una cuarta temporada en donde puedan expandir y, quien sabe, concluir definitivamente esta gran historia.

 

Caso cerrado.