Los subgéneros del cine de terror

 

MFC Editorial

 


 

El cine de terror es uno de los géneros cinematográficos más antiguos que existen. Muchos afirman que nació en 1896 con la aparición del corto mudo La mansión del diablo (Le Manoir du Diable) del cineasta francés Georges Méliès y, desde entonces, el cine de terror evolucionó hasta convertirse en uno de los géneros más taquilleros.

 

El crecimiento de la industria cinematográfica hizo que el terror expandiera sus límites cada vez más y, así, un género que comenzó adaptando relatos bíblicos e historias clásicas de la literatura se convirtió en uno con distintos estilos y subgéneros. En cada década, se abordó al cine de terror de formas diferentes, tomando como referencia los miedos de la sociedad de cada época e inaugurando nuevas categorías con cada propuesta que surgía.

 

En My Family Cinema sabemos que octubre es el mes del miedo. Por eso, en MFC Editorial exploraremos los diferentes estilos y subgéneros que hacen del género de terror uno de los más variados e interesantes del cine.

 

 

Horror paranormal

 

 

El horror paranormal es la rama más tradicional del cine de terror, pues fue el estilo con el que se inauguró el género.

 

A pesar de que todos los subgéneros del terror suelen compartir elementos de lo paranormal, las historias de esta categoría se enfocan en la existencia de seres sobrenaturales para causar miedo en el espectador. Ya sea con monstruos, fantasmas o alienígenas, el horror paranormal busca desafiar las creencias más firmes de las leyes naturales y abrir las puertas a un mundo inexplorado sobre el que los humanos tienen muy poco control, si es que siquiera lo tienen.

 

El horror paranormal vivió una de sus temporadas cumbre durante los años treinta y cuarenta, de la mano de Universal Studios y sus monstruos clásicos. Fue entonces cuando el Drácula de Bela Lugosi y el Monstruo de Frankenstein de Boris Karloff marcaron hitos importantes en el cine y se volvieron parte de la cultura popular.

 

Otras películas dentro del subgénero del horror paranormal son la colección de títulos de zombis del director George A. Romero, y películas de demonios y fantasmas, como El Exorcista (The Exorcist; William Friedkin, 1973), Poltergeist (Tobe Hooper, 1982) y Alien: el octavo pasajero (Ridley Scott, 1979).

 

Hoy día, el horror paranormal sigue triunfando en la taquilla con propuestas como el Universo Cinematográfico Del Conjuro (El Conjuro, Annabelle y varios títulos más), la saga de Actividad Paranormal (Paranormal Activity) y la reciente adaptación en dos partes de It (Eso).

 

 

Disfruta nuestra reseña de Annabelle 3: vuelve a casa (2019) aquí

 

 

Slasher

 

 

El subgénero slasher es uno de los más impactantes dentro del cine de terror. Su nombre es un anglicismo derivado de la palabra «slash» («cuchillada» o «corte» en inglés) y, aunque también puede contar con características paranormales, estas películas se enfocan en asesinos seriales y sus víctimas.

 

Este subgénero del cine de terror suele tener una relación cercana con otras categorías como el gore (donde se ven escenas con grandes contenidos de sangre y violencia), la comedia y los dramas adolescentes. Una de las primeras películas en identificarse totalmente con el subgénero fue La masacre de Texas (The Texas Chainsaw Massacre; Tobe Hooper, 1974), título que dio pie a una franquicia de 8 películas.

 

La época dorada del género se dio durante las décadas de los 70 y 80, con películas como Halloween (John Carpenter, 1978), Viernes 13 (Friday the 13th; Sean S. Cunningham, 1980) y Pesadilla de la Calle Elm (A Nightmare on Elm Street; Wes Craven, 1984). Todas generaron personajes que se establecieron en la cultura popular como grandes figuras del cine de terror, entre los que se encuentran Jason Voorhees y Freddy Krueguer, dando pie a numerosas secuelas y crossovers.

 

Hoy, el género se mantiene vivo a través de nuevas propuestas como la filmografía del director y músico Rob Zombie, la saga Saw del director James Wan, y a través de remakes de títulos clásicos como Viernes 13 (Friday the 13th; Marcus Nispel, 2009), Pesadilla en la calle Elm (A Nightmare on Elm Street; Samuel Bayer, 2010) y El muñeco diabólico (Child’s Play; Lars Klevberg, 2019).

 

 

Conoce nuestra reseña de Brightburn: hijo de la oscuridad (2019) aquí

 

 

Terror psicológico

 

 

La nueva ola del cine de terror está en el terror psicológico, un subgénero que se dedica a explorar los aspectos más aterradores de la psique humana.

 

Las películas de terror psicológico se enfocan en uno de los miedos más elementales de la humanidad: el de perder el control de nuestra propia mente. Temas como la locura, la paranoia y la incertidumbre son abordados a través de atmósferas perturbadoras e historias con mayor profundidad.

 

Influenciado por la filmografía de Alfred Hitchcock, el terror psicológico suele encontrarse con otros géneros cinematográficos como el misterio, el thriller y el suspenso, sin dejar de lado el aspecto sobrenatural que lo identifica como cine de terror.

 

Entre las primeras películas del subgénero se encuentran títulos como Psicosis (Psycho; Alfred Hitchcock, 1960), El bebé de Rosemary (Rosemary’s Baby; Roman Polanski, 1968) y El resplandor (The Shining; Stanley Kubrick, 1980), uno de sus mejores exponentes.

 

En la actualidad, el terror psicológico se ha cruzado con géneros como el drama en El cisne negro (Black Swan; Darren Aronofsky, 2010) y The Babadook (Jennifer Kent, 2014), y nos ha dado las propuestas más innovadoras del cine de terror contemporáneo con películas como ¡Huye! (Get Out; Jordan Peele, 2017) y Oculus: el reflejo del mal (Oculus; Mike Flanagan, 2014), y series como The Haunting of Hill House (Mike Flanagan, 2018).

 

 

Disfruta nuestra reseña de Nosotros (2019) aquí

 

 


 

A pesar de que el cine de terror actual tiende a recaer en clichés y recursos predecibles, como los jumpscare (escenas y ruidos que generan sorpresa y sobresalto), todavía hay personas interesadas por mejorarlo. Tal es el caso de Jordan Peele y Mike Flanagan, cineastas que disfrutan de experimentar y expandir los límites del género.

 

Esperamos que el cine de terror se reencuentre con la magia que lo hizo tan especial en sus inicios y que siga dominando las carteleras de los cines del mundo.