Retrato de un asesino – MFC Reseñas

 

Retrato de un asesino

 

MFC Reseñas

 


 

Zac Efron interpreta a Ted Bundy en Retrato de un asesino (2019), la nueva película de Netflix.

 

Dirigida por Joe Berlinger, Retrato de un asesino narra la historia del asesino serial Ted Bundy, culpable de más de 30 secuestros, violaciones y asesinatos en Estados Unidos durante 1974 y 1978. El guion es una adaptación del libro The Phantom Prince: My Life with Ted Bundy, escrito por Elizabeth Kendall, ex novia de Bundy.

 

El elenco está conformado por Zac Efron en el papel de Ted Bundy, Lily Collins como Elizabeth Kendall, su novia, y John Malkovich como Edward Cowart, juez del último juicio de Bundy.

 

Joe Belinger, que previamente había dirigido la serie documental Conversaciones con asesinos: Las cintas de Ted Bundy (2019), también para Netflix, demostró tener un gran manejo de la historia de Bundy. En Retrato de un asesino, Berlinger profundiza más en la relación de Bundy con Elizabeth Kendall y en las habilidades del asesino para ganarse la confianza de las personas.

 

La película aborda la historia de Ted Bundy desde una perspectiva nunca antes explorada. Mientras que otras piezas no escatiman en mostrar a Bundy como un personaje atroz por medio de la exposición de sus delitos, en Retrato de un asesino nos adentramos en la historia desde el punto de vista de Elizabeth Kendall, su exnovia, víctima del carisma y las tretas emocionales que hicieron de Bundy la persona tan peligrosa que fue.

 

La actuación de Zac Efron es especialmente sobresaliente, logrando captar la esencia y particularidades de la personalidad de Ted Bundy con una precisión sorprendente.

 

Aunque algunos críticos afirman que la película no profundizó en la maldad de los actos de Bundy, Retrato de un asesino se aparta de esa línea narrativa para profundizar en los efectos que su personalidad tuvo en el público de la época. Esta nueva perspectiva nos permite vivenciar lo que posiblemente sintieron muchas personas durante los juicios de Bundy, embaucándonos con su absorbente personalidad y haciéndonos dudar de su culpabilidad.

 

En definitiva, Retrato de un asesino terminó siendo una película de gran riqueza narrativa, ideal si se acompaña con el documental del mismo director, para una comprensión más amplia de la historia de uno de los criminales más notorios de Estados Unidos.